Rick y Morty o la posibilidad elevada al infinito

¿Quién no ha visto la trilogía de Regreso al futuro? Puede que la pregunta suene a cachondeo, pero es posible que alguien aún no lo haya hecho, mi recomendación es que lo haga. ¿Por qué os hablo de esta película si nada tiene que ver con el título? Pues tiene que ver, aunque sea un poco. La serie de animación para adultos que os presento basa sus dos personajes principales en Doc y Marty McFly, pero también está basada en otras series como Doctor Who. Todo esto es una magnífica excusa, aunque en la forma en que le habla insistentemente Rick a Morty es cómo lo hacía Doc con Marty llevado a la exageración, para introducirnos a los protagonistas: Rick, un científico loco, bastante excéntrico, que parece que tiene algún tipo de problema con el alcohol; y Morty, el nieto de Rick, que se trata de un chaval poco avispado que se verá arrastrado por las locuras de su abuelo en viajes imposibles.

La serie aprovecha la ciencia ficción para poder narrar unas aventuras que bien nos podrían recordar a la de Hora de aventuras (“con Jake el perro y Finn el humano”). Además, los autores de la serie introducen el abanico de posibilidades que da la teoría de los Universos Paralelos (cosa que no ha pasado desapercibida en el ámbito musical tampoco como se puede sacar de Universos Infinitos de Love of Lesbian o Parallel Universe de Gypsy & the Cat, por ejemplo), una teoría que presenta la posibilidad de que existan diversos universos donde, según lo que hacemos aquí, en el nuestro, puede que sucedan otras cosas totalmente diferentes en aquéllos (si lanzas una moneda y sale cara, seguramente en un universo paralelo haya salido cruz). Aunque en la serie no se les llama de esta manera, si no que lo hacen como líneas temporales alternativas, no deja de estar ligado a lo anterior y sirve de pretexto para generar las aventuras más locas y divertidas que os podáis imaginar.

Ciencia ficción, teorías imposibles, animación para adultos, ¿algo más? Por supuesto, y se trata de un guión desternillante en el que se incluyen los efectos sonoros, o mejor dicho, los eructos que no para de tirarse Rick mientras habla (casi siempre con una botella de alcohol o con su petaca grisácea). La hilarante trama está montada junto con un lenguaje que, bastante subido de tono, nos invita a pensar en otras series que ya lo utilizan y que han sido masivas y que son más que conocidas, como South Park y Padre de Familia. Esto se debe, no solo al lenguaje, sino que también tratan temas de lo más controvertidos de la actualidad: problemas sociales, desigualdades, pequeñas reflexiones sobre el individuo y el grupo, lo marginal, entre otras tantas cosas todo en clave de humor.

La libertad creativa y humorística en Rick y Morty está servida. La crítica es mordaz y desternillante, un cóctel muy apetecible que se sirve en 23 minutos por capítulo. Y, como no hay mucho espacio temporal, el ritmo no podría ser menos que veloz y ligero mientras vemos a los personajes moverse de un mundo a otro, gracias a la pistola de Rick que abre portales hacia una nueva aventura. Aunque, en algunos capítulos, no hace falta salir de su línea temporal para vivir alguna que otra locura.

Crítica, ciencia ficción, teorías imposibles, animación para adultos, un guión que es una auténtica locura y que desborda creatividad, ingenio y risas, ¿puede tener algo más? Y tanto que sí, aunque es simplemente un apunte no deja de ser otro pilar fundamental para la generación de historias, llevadas al extremo como la que os comento a continuación. En algunos de sus capítulos podemos ver como homenajean o versionan algunas películas, hasta se podría decir que las hacen propias, como Origen o Pesadilla en Elm Street (todo en un mismo capítulo, que es una auténtica risa), entre otras, que hayan podido influenciar al elenco de guionistas con el que cuenta la serie.

Esto, simplemente, es una pequeña introducción a la serie. Y eso que guarda mucho más jugo en cada minuto de cada capítulo. No me queda más que recomendárosla, por si no ha quedado claro, e invitaros a disfrutarla. Eso sí, la serie se puede ver en Adult Swim de TNT. Y, ¿quiénes son los padres de esta maravilla? El actor y doblador Justin Roiland y Dan Harmon, el creador de Community.

Rick y Morty 2

Incoming search terms:

  • teorias rick y morty

Comentarios

comentarios

1 Comment

  • Nes dice:

    Muy buen artículo, sí señor. A pesar de ser una serie increíble no había visto ninguna referencia a ella en los medios por los que me suelo mover.

    Menos mal que Cultura Hipster cubre esos vacíos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *