Renovarse o morir, El Ferroviario chigre-espicheru está de vuelta en Gascona, Oviedo

Renovarse o morir, aquí está el quid de la cuestión. En estos meses en los que la mayoría del país se asfixia de calor, nosotros disfrutamos de la capital asturiana, pero no solo de sus parajes, sino también de su gastronomía. ¿Hay algo mejor que el turismo enogastronómico? Para nosotros no.

Ya os hemos hablado en alguna ocasión del Bulevar de la Sidra, hoy lo volvemos a hacer para descubrir El Ferroviario chigre-espicheru, un local especial, en una calle única. El Ferroviario es un viejo conocido, fue la primera sidrería que abrió en la calle Gascona allá por 1951.

En mayo de este mismo año reabría sus puertas una de las mejores sidrerías de Oviedo aportando un nuevo concepto a la zona, “chigre-espicheru“, como ya hicieran sus vecinos de enfrente, La Finca, con el concepto “agrobar”. Una apuesta arriesgada que no nos ha dejado indiferentes, los motivos, varios, sigue leyendo.

1. La decoración

Las primeras apariencias entran rápido por el ojo y en El Ferroviario chigre-espicheru parecen saberlo. Un local totalmente renovado en el que se ha mantenido algunos de los recuerdos de la mítica sidrería de Oviedo. Además, son precisamente los recuerdos los que cobran un papel importante decorando sus paredes con fotografías que tienen por protagonistas a los propietarios del local.

La decoración de cada una de las diferentes zonas, bar, comedores, baños, han sido cuidadas hasta el más mínimo detalle. Si hay algo que nos ha cautivado han sido los murales, y sobre todo, la pared protagonista en su cocina, que por cierto, es abierta. Y por su puesto, como no podía ser de otro modo, especial mención tenemos que hacer sobre la iluminación, por su intensidad y lámparas, un must a la hora de que nos decantemos por uno u otro local. No a la luz blanca 🙂

2. La sidra

Que nos gusta una sidra a nosotros, y a todo el que viene por tierras de Pelayo. Bien para hacer fotos a los camareros mientras escancian, o bien, para ir bajando botella tras botella. Pero vayamos a lo importante, en la variedad está el gusto y en esta sidrería de la calle Gascona podremos degustar más de 11 palos de sidra de las cuatro zonas sidreras asturianas, Siero, Gijón, Nava y Villaviciosa.

Nuestras preferidas en El Ferroviario chigre-espicheru son Viuda de Angelón y Estrada.

3. La gastronomía

Sí, la fabada y el cachopo forman parte de la carta de El Ferroviario, pero señores, abramos un poco nuestras miras y dejémonos seducir por la cocina asturiana. Platos tradicionales en los que lo importante es el gusto y el sabor, por eso han cuidado la elección de sus proveedores. El Ferroviario también ofrece menús de espicha en Oviedo, echa un vistazo.

Ahí van algunas de nuestras recomendaciones.

Tabla de quesos

Verduritas salteadas al wok con gochín asturcelta

Dos cortes de cerdo ibérico “Joselito” a la parrilla

Tarta de queso ahumado de pría, chocolate blanco y fresas a la menta.

Y por cierto, un punto a favor para su vajilla y el cuchillo carnívoro.

4. El personal

Un servicio atento al que no se le escapa un detalle. Su equipo escanciador está al quite para que no falte nunca ese culín para refrescar mientras disfrutas de una buena comida o cena entre amigos.

Nosotros ya lo hemos marcado en nuestro listado de restaurante preferidos.

Un lugar para soñar en Oviedo, la Fábrica de Armas.

INFORMACIÓN

Dirección: Calle Gascona, 5, Oviedo
Horario: de 12:00h a 01:30h

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *