Planes para rezagados: William Klein. Mucho más que un fotógrafo

¿Habéis vuelto de vacaciones y os enfrentáis a la segunda quincena de agosto en Madrid? Pues a nosotros nos ha ocurrido lo mismo, pero no os preocupéis porque aún hay algunos planes para mantenernos fresquitos y olvidarnos de que no tenemos playa en la capital. Uno de esos planes es la fantástica exposición de William Klein dentro del marco del festival PhotoEspaña. Si acabáis de aterrizar en la ciudad ¡no perdáis tiempo! Os queda poco más de un mes para poder visitarla.

La tercera planta de la Fundación Telefónica acoge “William Klein. Manifiesto”, la primera gran retrospectiva del artista en nuestro país. Considerado uno de los grandes maestros de la fotografía y famoso por sus imágenes de la ciudad de Nueva York, Klein fue mucho más que un fotógrafo. Pintura, dibujo o cine son algunas de las disciplinas que cultivó, desconocidas facetas que tenemos la oportunidad de ver en la muestra comisariada por Raphaëlle Stopin, un esfuerzo por ofrecer una visión global de toda su carrera.

William Klein Se formó precozmente en sociología y su fuerte interés por las artes le llevó a marcharse a París a los veinte años para estudiar Historia del Arte en la Sorbona. Conoció a artistas como Fernand Léger y entre sus influencias podemos contar desde Eisenstein hasta la Bauhaus. Todas estas referencias conformaron una particular visión en la que “nunca te acercas lo suficiente” fue una máxima que revolucionó la “street photography”; con imágenes donde las personas eran las grandes protagonistas y el angular para el primer plano llegaba a deformar las figuras. Pero no sólo destacó en fotografía callejera, la gran impresión que causó en Alexander Liberman, director de Vogue, le llevó a crear algunas de las fotos de moda más emblemáticas de la época, siendo uno de los primeros en sacar a las modelos a la calle.

Sin embargo, su ojo visionario no siempre fue del agrado de todos y como uno no es profeta en su tierra, su retrato casi etnográfico de la ciudad de Nueva York no fue bien recibido por el público norteamericano, más del gusto de la imagen clásica y aburrida de la ciudad. Ni corto ni perezoso se llevó su “New York 1954-55” a París, el cual, tras un gran esfuerzo, le hizo triunfar en Europa, llevándole a repetir la experiencia en Roma, Moscú o Tokio.

Klein es una leyenda viva distinguido con numerosos premios. Seáis amantes o no de la fotografía, os animamos a no perderos esta monumental muestra monográfica. Puede que no seamos conscientes, pero nuestra cultura visual está irremediablemente repleta de las icónicas imágenes de este artista inabarcable.

INFORMACIÓN

Espacio Fundación Telefónica. Calle Fuencarral, 3
Martes a domingo 10.00-20.00
Hasta el 22 de septiembre
Entrada gratuita

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *