Patch: ” Nos gustaría hacer vibrar a quien nos escuche, que suden, en el sentido más literal de la palabra”

PATCH (2)

Tras ganar el premio Altaveu 2014 con su tema Nord, Patch el grupo de música del barrio de Sant Andreu (Barcelona) está pisando fuerte con su nuevo trabajo “Veuràs el crim”, un segundo disco que reclama un cambio en lo cotidiano y la vuelta a uno mismo. En Cultura Hipster hemos estado profundizando con ellos en su trabajo, ¡no os perdáis lo que nos han contado!

CULTURA HIPSTER -¿Qué y quienes son Patch?
EDU (CANTANTE)-Patch somos cinco amigos músicos y enfermos inocentes que en estado de inconsciencia absoluta decidimos montar una banda e intentar alzar un proyecto que perdure en este impío mundo. De momento hemos conseguido editar dos discos y a eso pensamos dedicarnos en los próximos años, a hacer canciones, discos y conciertos mientras todo se hunde.

CH -¿Qué es Veuràs el crim?
E-“Veuràs el crim” es el segundo de los dos discos que hemos grabado. Es un canto a perder el miedo a actuar cuando la situación lo requiere. Me gusta verlo como Jean-Louis Tretignant poniéndole la almohada sobre la cabeza a Emmanuelle Riva en Amour, un asesinato por amor.

CH-¿Cómo os inspiráis a la hora de hacer las canciones?
E-La verdad es que en estos primeros años de la banda, no ha habido periodos de tiempo en los que no hayamos escrito. Durante toda nuestra corta historia, las canciones han ido apareciendo ininterrumpidamente y no nos hemos parado a pensar en componer, sino que lo hemos hecho, de alguna manera ambos discos recogen lo que ha surgido por naturaleza, no por el ejercicio racional de tener que escribir canciones. De ese modo, los momentos que hemos vivido, tanto a nivel personal como colectivo, han servido de inspiración para las canciones. En cuanto a los textos, éste es un disco mucho más visceral que el anterior y nace de un momento duro en mi vida en donde el “crimen” tal y como yo lo veo, me ha sacudido bien en el estómago. Eso motivó gran parte de la creación de los textos del disco.

CH-¿Qué queréis transmitir con vuestra música?
E-El simple hecho de transmitir algo ya sería un triunfo. Nos gustaría hacer vibrar a quien nos escuche, que suden, en el sentido más literal de la palabra.

CH-¿Por qué Que caigui el sol como primer single?
E-Bueno, de hecho “Que caigui el Sol” lo pensamos como una especie de preludio, el single, en realidad ha acabado siendo “Mai ho dic per dir”. “Que caigui el Sol” creemos que era una presentación contundente de lo que habíamos hecho. Mostraba claramente el tono pugilístico del disco y el cambio con respecto a “Veuràs la fam”. El sonido de las bocinas de los buques de guerra y la energía de la canción creo que podían llamar la atención, así nos lo sugirieron nuestros confidentes.

CH-11 canciones son las suficientes, las necesarias, las que queríais… ¿se os han quedado muchos temas fuera?
E-Las 11 canciones del disco desde el principio formaban un conjunto sólido tanto estilístico como conceptual alrededor del tema del disco. Teníamos muchas ideas a medias y otras acabadas que se quedaron por el camino porque quizás no encajaban en el conjunto. Hubo inclusive una que llegamos a grabar en el estudio; la tenemos y la guardamos para una ocasión especial, es una canción que nos encanta pero que no funcionaba con las otras. Habrá que darle de comer a parte.

CH-¿Cómo es rodar un disco en catalán en el Puerto de Santa María?
E-Hacerlo con Paco Loco, el productor, es como hacerlo en bable (él es asturiano). Paco entiende lo que queremos decir en cada momento y funciona como uno más del grupo. Hemos grabado tres discos ya con él (él primero con otro proyecto en castellano), y la conexión es sólida. Al final, el idioma es un instrumento más, cómo cualquier otro. Jorge Semprún, que era de origen español pero que había crecido como escritor en Francia, a la pregunta de si sentía más propio el francés o el español, respondió que su patria no era el español ni el francés, sino el lenguaje. Nosotros opinamos como él.

CH-Tras el hambre y el crimen, ¿planeáis un tercer disco que de alguna manera continúe con esta tónica?
E-Si, la idea inicial es que esto acabe siendo una trilogía. La historia con “Veuràs el crim” queda inacabada. Hay que rematar la faena, cerrar el círculo. Pero ahora queremos que el crimen respire y que crezca con el directo durante largo tiempo.

CH-¿Cuáles son vuestras bandas de referencia?
E-En los últimos años han dominado nuestras discotecas discos de gente como Bill Callahan, Bonnie Prince Billy (Will Oldham), Feist, Micah P. Hinson, Mark Lanegan, Nacho Vegas, Adrià Puntí o St. Vincent y claro, siempre Dylan, The Beatles, Nick Cave and The Bad Seeds, Tom Waits, Leonard Cohen, etc.

CH-¿Vais a girar mucho con este trabajo?
E-Esperamos girar mucho. La intención es presentar éste disco en directo durante bastante tiempo y llegar a sitios donde no hemos estado antes, además de revisitar algunos escenarios de algún que otro crimen que hayamos cometido.

CH-¿Cuál es tu tema favorito del disco? ¿Por qué?

E-Hoy mi tema favorito del disco es “Por un mundo mejor”, porque me divierte la forma que acabó tomando la canción y me atrae su ironía y su visceralidad.

CH-¿Son buenos tiempos para la música independiente?
E-Si te soy sincero, no conocí otros. El 21% del IVA nos parece todo un reto. No entiendo por qué no lo suben a un 100%… Para nosotros siempre va a ser difícil, no somos nada inteligentes, si lo fuéramos, jamás hubiéramos elegido ser músicos, si fuéramos superdotados seríamos ministros de cultura.

PREGUNTA A CIEGAS, la hace Jenny and the Mexicats, ¿Cuándo fue la primera vez que comiste sandía?
E-Buena pregunta. Creo que fue en el 93. Mi primo Guillermo y yo teníamos por aquel entonces 5 años, no habíamos catado una antes. En una de nuestras escapadas furtivas, con las que provocábamos el terror en nuestras madres, fuimos a parar a un valle a las faldas del Montseny. Corríamos ignorantes de los peligros del campo: el Sol abrasador, las hormigas, los buitres, la sed y el hambre. A las tres horas de escapada, nuestros estómagos rugían. Apareció entonces un camión repleto de melones y sandías. El conductor, iluso, abandonó su puesto para orinar a un lado de la carretera que cruzaba el valle. Nosotros, viles y crueles, asaltamos la parte trasera de la camioneta y nos hicimos con un ejemplar único de sandía “Rubín”. Con una buena piedra y a la sombra de un ciprés, partimos y atacamos la sandía con la satisfacción de haber consumado un buen crimen, limpio y preciso.

PATCH (1)

PATCH (3)

 

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>