Carnaza en estado puro – #EnBocaCerrada

#enbocacerrada

Terminando abril y con esto uno de las temporadas comerciales del año, la primavera. Como dice la canción, los pajaritos cantan, las nubes se levantan, y lo más elemental, ¡el personal empieza a darle al nudismo progresivo! De aquí la eterna frasecilla de que la primavera la sangre altera. ¡Esta se nos va de las manos, la gente empieza a enseñar chica como si no hubiése un mañana! ¡Debajo de toda esa montaña de ropa había pechos! ¡Y qué pechos!

El caso es que la calle parece una carnicería con tanto muslo y pechuga, y ante esto hay algunas formas distintas de afrontar el trauma:

1. Desayuno de jamón ibérico: O lo que llamaríamos terapia de choque. Es esta niña, normalmente adolescente, a la que le gusta enseñar carne más que a un charcutero. Esta tipa saca la mercancía desde por la mañana, y nos pone todo el arsenal en los morros. Todo al aire para que nadie piense que a lo mejor tiene algún órgano de madera y por eso no nos lo enseñaba. Eso sí, como ir tan en bolas puede crear inseguridad, normalmente esta especie se mueve en manadas, y de pronto te rodean grupitos enteros de chavalas fabricadas en serie, con los mismos shorts y vestidos que provocan el llamado “efecto animadora”.  Y es que Selena Gómez y Miley Cyrus han hecho mucho daño. El ‘efecto animadora’ es cuando te parece que la calle entera está llena de tías buenas, pero cuando las miras una por una te das cuenta de que sólo había una guapa y el resto eran un eco de la primera, algo así como en la peli de ‘Spring Breakers’ mucha moza buenorrilla junta.

enbocacerrada-carnaza-2

enbocacerrada-carnaza

2. Pechuga de pavo: Pechuga blancurria, que suele ser la de la mayoría. Y es que el verano acojona, pensar en todos esos musculitos tostados por el solárium del gimnasio impone. Así que nos vamos quitando las prendas a cámara lenta. Y sino que se lo digan a Rooney Mara, que parece que le cobran por enseñar. “Venga va, hoy tiro la casa por la ventana, me pongo en plan pivón…y me calzo unos pantalones pesqueros.” ¡Uhhh, que atrevidos chicos! Cortaros un poco no os vayan a llamar para un concurso de camiseta mojada, ¡que lo estáis dando todo! Pero es que el striptease progresivo tiene su razón de ser, ¡espinillas blancas reflectantes! Nos desnudamos por partes porque si lo hiciéramos de una vuelta, el resplandor de nuestra piel quemaría las retinas de los demás. ¡Es por solidaridad con la humanidad! Bueno y  por la nuestra, que sino podemos acabar cual guiri en pleno agosto en Benidorm.

enbocacerrada-carnaza3

3. Vegano: Este es el espécimen contrario al Desayuno con morcilla. Normalmente tío, y fan del invierno y las bufandas que lo cubren, pues se siente demasiado inseguro de su cuerpo como para mostrar ni un trocito de él. De hecho, algunas partes de sí mismo jamás han visto la luz de Lorenzo. Ya puede cascar un sol de justicia, que no se quitará el jersey que le tejió su abuela aunque esté sudando más que un pollo. El pobre enseña la misma carne que la que cata. Es decir, nada, nada que no sea sus tobillos que es lo poco que se dejan ver. Solo algunos de estos bichos raros sobrevivieron cuando se transformaron en modernos, hicieron de sus pieles blancas y sus pantalones de pana gorda una moda alternativa, y ahora los llaman hipsters.

enbocacerrada-carnaza4

Consejo de EnBocaCerrada: ¡Al que no le gusta lo que ve, que no mire! La primavera es corta, y el verano un suspiro. Sacad vuestras chuletillas al aire, que se merecen respirar y un poquito de melanina. Y que os importe un solemne pepino que los muslos nos tiemblen al caminar, ¡Que eso es salud!

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *